El cáncer en Brasil representa la primera causa de muerte por enfermedad entre niños y adolescentes de uno a diecinueve años. Los padres deben estar atentos, pues el niño no crea síntomas. Entonces, si hay algún anormalidad, es necesario llevarlos al médico.

El Instituto Nacional do Câncer advierte con relación a los siguientes señales de alerta: