El cáncer en Brasil representa la primera causa de muerte por enfermedad entre niños y adolescentes de uno a diecinueve años. Los padres deben estar atentos, pues el niño no crea síntomas. Entonces, si hay algún anormalidad, es necesario llevarlos al médico.

El Instituto Nacional do Câncer advierte con relación a los siguientes señales de alerta:

  • Vómitos acompañados de dolores de cabeza;
  • Desequilibrio al caminar;
  • Dificultad de movimientos;
  • Dolores en los huesos o articulaciones;
  • Cambio repentino del color de la piel (generalmente pálida);
  • Fiebre frecuente o persistente ;
  • Pierda de peso;
  • Debilidad;
  • Sangrado en general;
  • Dolores frecuentes en la barriga;
  • Nódulos que crecen rápidamente y sin dolor, principalmente en el cuello, axilas o ingle;
  • Sudor excesivo por la noche;
  • Dolor de dientes sin caries;
  • Manchas moradas en el cuerpo o en los párpados;
  • Nódulos o manchas en la piel que crecen o cambian el color:
  • Hipertensión;
  • Secreción frecuente por el oído;
  • Características sexuales adultas adelantadas;
  • Dificultades para ver o visión doble;
  • En los ojos: pupila blanca o reflejo de ojo de gato.