Atender al niño y al adolescente con cáncer y enfermedades hematológicas crónicas y a los familiares, durante y después del tratamiento, buscando la cura, contribuyendo para el rescate de la ciudadanía, la dignidad y la cualidad de vida.